loader image

Ruido en el Enjambre


Widget not in any sidebars

Ómicron: Nueva variante del COVID-19 estremece el mundo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) nombró este viernes a la nueva variante de coronavirus Ómicron y ha sido clasificada como altamente transmisible, ya que las pruebas iniciales indican un riesgo mayor de reinfección respecto a otras variantes.

A pesar de que la OMS advirtió que los países no debían tomar medidas precipitadas como restricciones a los viajes por Ómicron, varios suspendieron el transporte aéreo y reforzaron los controles fronterizos mientras los científicos investigan si la mutación es resistente a las vacunas.

Conoce más: OMS bautiza como “Ómicron” a la nueva variante mutante del coronavirus; esto sabemos
El nombre de esta nueva variante no es casualidad, al igual que con las otras como Alfa o Delta, la OMS tiene un motivo por el cual decidió llamarla así, es por ello que te explicamos cuál es la razón y el significado de ésta.

¿Qué significa Ómicron?
Ómicron es la letra número 15 del alfabeto griego del que nació el abecedario latino, el cual dio vida al de nuestro idioma; y su pronunciación es igual a la de una “o” breve, de acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La Real Academia Española indica que su significado es literalmente o pequeña, que es lo opuesto a la letra del alfabeto griego, omega, ya que esta significa ‘grande’ aunque su pronunciación es exactamente igual, de acuerdo con la UNAM.

Esta letra surgió de un trazo que se asemejaba a un ojo con pestañas, posteriormente pasó a ser una figura similar a un 9 para finalmente llegar a ser una “o”, como la de nuestro alfabeto, según lo que indica la UNAM.

Variantes, ¿por qué se llaman así?
Actualmente la OMS ha nombrado a 5 variantes de COVID, éstas son: Alfa, Beta, Gama, Delta y Ómicron, ya que ellas han demostrado ser mucho más transmisibles y peligrosas que otras, como ha sucedido actualmente con la B.1.1.529.

Lo anterior se debe a que la organización busca que las etiquetas sean simples, y fáciles de decir y recordar, por este motivo optaron por el nombre de las letras del alfabeto griego, las cuales no fueron elegidas al azar, ya que la OMS hizo una amplia consulta y una revisión con expertos.

Esta medida ayudaría a dejar de estigmatizar a los países que han encontrado variantes y también a que la población en general recordara mejor los nombres de cada una de ellas.

“No estamos diciendo que se reemplace B.1.1.7, sino en realidad se trata de ayudar en el diálogo con la persona promedio”, indicó la epidemióloga Van Kerkhove en una entrevista.


Widget not in any sidebars